Bendeciré A Los Que Te Bendijeren

Un Comentario por Jack Kelley

“Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”. (Génesis 12:2-3)

“La tierra no se venderá a perpetuidad, porque la tierra mía es; pues vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo. Por tanto, en toda la tierra de vuestra posesión otorgaréis rescate a la tierra”. (Levítico 25:23-24)

Desde el principio el Señor afirmó Su promesa de bendecir a todas aquellas personas que bendijeran a Abraham y a maldecir a quienes lo maldijeran. Cuando los reyes de cinco naciones capturaron a Lot y su familia, Abraham salió tras ellos, ayudado por Aner, Escol y Mamre, tres de los líderes de los amorreos. Cuando se asentó el polvo, Lot fue liberado, esos cinco reyes fueron derrotados, y los amorreos recibieron un atractivo botín del Rey de Sodoma (Génesis 14). Quienes bendijeron a Abraham fueron bendecidos y los que lo maldijeron fueron maldecidos.

Cuando Faraón intentó prevenir que los israelitas salieran de Egipto, persiguiéndolos hasta la península de Arabia, sus ejércitos se ahogaron en el Mar Rojo (Éxodo 15:4).

Cuando los amalecitas atacaron a Israel en el desierto y fueron derrotados, el Señor les declaró la guerra “de generación en generación” (Éxodo 17:16). ¿Han visto ustedes algún amalecita últimamente?

Cuando Josué hizo pacto con los gabaonitas para que ayudaran a Israel durante la conquista de la tierra, el Señor honró ese pacto y los gabaonitas fueron perdonados. Más tarde cuando Saúl salió para eliminarlos de la tierra el Señor se disgustó y envió a David a disculparse y restaurarlos (2 Samuel 21:1-4).

Los amonitas, los edomitas, los moabitas y los filisteos, todos ellos le dieron problemas a Israel una y otra vez luego de haberse asentado en la tierra. En algunos casos Dios los utilizó como agentes de Su juicio en contra de un Israel desobediente, y otras veces fue por voluntad propia de ellos. Pero eventualmente su animadversión hacia Israel trajo su destrucción. Cuando el Señor envió Babilonia para que ejecutara Su juicio en contra de Israel, hizo que Nabucodonosor destruyera completamente a todas esas naciones.

Pero aun la poderosa Babilonia se ganó el desagrado del Señor por la manera como trató a Su pueblo. Él le dijo a Jeremías que tan pronto Israel cumpliera los 70 años de exilio, Él juzgaría a sus captores (Jeremías 25:12). 150 años antes el Señor le había advertido a Babilonia que maltratarían a Su pueblo por lo que serían juzgados por ello, pero no hicieron caso. Leamos las palabras de Isaías.

“Me enojé contra mi pueblo, profané mi heredad, y los entregué en tu mano; no les tuviste compasión; sobre el anciano agravaste mucho tu yugo. Dijiste: Para siempre seré señora; y no has pensado en esto, ni te acordaste de tu postrimería.

Oye, pues, ahora esto, mujer voluptuosa, tú que estás sentada confiadamente, tú que dices en tu corazón: Yo soy, y fuera de mí no hay más; no quedaré viuda, ni conoceré orfandad. Estas dos cosas te vendrán de repente en un mismo día, orfandad y viudez; en toda su fuerza vendrán sobre ti, a pesar de la multitud de tus hechizos y de tus muchos encantamientos.

Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría y tu misma ciencia te engañaron, y dijiste en tu corazón: Yo, y nadie más.

Vendrá, pues, sobre ti mal, cuyo nacimiento no sabrás; caerá sobre ti quebrantamiento, el cual no podrás remediar; y destrucción que no sepas vendrá de repente sobre ti” (Isaías 47:6-11).

Al final de los 70 años el Señor envió a los medos y los persas en contra de ellos y la gran ciudad de Babilonia fue conquistada. Ciro de Persia liberó a los israelitas, devolvió el botín robado del Templo que Nabucodonosor había destruido y les ayudó a reconstruirlo. Más tarde, el Rey Persa Artajerjes le dio permiso a Nehemías para reconstruir la Ciudad Santa y sus muros (Nehemías 2) un evento que hizo que empezara a caminar el reloj de la profecía de las Setenta Semanas de Daniel (Daniel 9:24-27). En retribución a eso el Reino de Persia disfrutó, durante varias generaciones, de un período de paz y prosperidad.

Cuando Alejandro Magno pasó por el Medio Oriente y perdonó a Jerusalén, fue bendecido con una serie de victorias ininterrumpidas las cuales el mundo nunca más ha vuelto a ver, llegando al África y hasta la India.

Eso Fue Entonces. ¿Y Hoy Qué?

En tiempos modernos el primer benefactor de Israel fue Gran Bretaña. La Declaración de Balfour de 1917, hizo posible la formación de la moderna nación de Israel. El Señor les había dado a los británicos tierras que se extendían por todo el globo. “El sol nunca se pone en el imperio Británico”, era su legítimo alarde. Pero en 1938, cuando de repente cambiaron de tono y empezaron a mostrar una abierta hostilidad hacia Israel, las cosas cambiaron. Hoy en día la mayor parte del imperio ha desaparecido e Inglaterra ya no es la potencia mundial dominante.

Y ahora parece que los EE.UU. está aprendiendo una lección similar. En los años desde la Conferencia de Madrid de 1991, una serie de desastres “naturales” ha golpeado a los EE.UU., cada uno pisándole los talones a algo que hicimos o que ayudamos a hacer que va contrario a la declaración de Dios relacionada con la verdadera propiedad de la Tierra de Israel. Estos desastres los enumero seguidamente.

1.- 30 de octubre de 1991: “La Tormenta Perfecta” – Cuando el presidente George H. W. Bush inaugura la Conferencia de Madrid (España) para considerar la propuesta de “tierra por paz” y el papel de Israel en el Medio Oriente, la “tormenta perfecta” se desarrolla en el Atlántico norte, produciendo las olas más grandes jamás registradas en esa región. La tormenta viaja 1.600 kilómetros en dirección “este-oeste” en vez del curso normal “oeste-este”, y choca con la costa de Nueva Inglaterra. Olas de más de 10 metros golpean la ciudad de Kennebunkport, Maine, donde queda la casa de verano de la familia Bush.

2.- 23 de agosto de 1992: El huracán Andrés – Cuando la Conferencia de Madrid se celebra en Washington, D.C., y se reanudan las conversaciones de paz, el huracán Andrés, el peor desastre natural que jamás haya golpeado a los EE.UU., toca tierra y produce pérdidas equivalentes a 30 mil millones de dólares, dejando 180.000 personas sin casa en el Estado de Florida, EE.UU.

3.- 16 de enero de 1994: El terremoto de Northridge – El presidente Clinton se reúne con el presidente de Siria Hafez el-Assad en Ginebra. Los dos platican sobre un acuerdo de paz con Israel el cual incluye ceder los Altos del Golán. Solamente 24 horas después, un poderoso terremoto de 6,9 estremece California del Sur. Este terremoto, cuyo epicentro fue la ciudad de Northridge, es el segundo desastre natural más destructivo que golpea a los EE.UU. después del Huracán Andrés.

4.- 21 de enero de 1998: El escándalo Lewinsky – El primer ministro Benjamín Netanyahu se reúne con el presidente Clinton en la Casa Blanca y recibe una fría recepción. Clinton y la secretaria de estado Madeleine Albright rehúsan almorzar con él. Un poco después, ese mismo día, el escándalo con Mónica Lewinsky sale a los medios de comunicación, y empieza a ocupar la mayor parte del tiempo de Clinton.

5.- 28 de septiembre de 1998: El huracán Jorge – Mientras que la secretaria de estado Albright trabaja en los detalles finales de un acuerdo en el que Israel cedería un 13% de la Ribera Occidental, el huracán Jorge golpea la costa del golfo de México de los EE.UU. con vientos sostenidos de 175 kph y ráfagas de hasta 280 kph. El huracán llega a la costa y se estaciona allí. El 28 de septiembre Clinton se reúne con Yasser Arafat y Netanyahu en la Casa Blanca para terminar el asunto de la tierra. Más tarde Arafat habla ante las Naciones Unidas de que declarará un estado palestino independiente en Mayo de 1999, mientras el huracán Jorge golpeaba la Costa del Golfo causando pérdidas por mil millones de dólares. En el mismo instante en que Arafat deja el país, la tormenta empieza a disiparse.

6.- 15-22 de octubre de 1998: El estado de Texas inundado – El 15 de octubre de 1998 Arafat y Netanyahu se reúnen en la plantación River Wye en Maryland. Las conversaciones están programadas para que duren cinco días centradas en que Israel ceda ese 13% mencionado antes de la Ribera Occidental. Las conversaciones se extienden y concluyen el 23 de octubre. El 17 de octubre, lluvias impresionantes y fuertes tornados golpean el sur del estado de Texas. El área de la ciudad San Antonio queda totalmente inundada por la lluvia. La lluvia y las inundaciones continúan hasta el 22 de octubre y luego merman. Las inundaciones devastan el 25% del estado de Texas y dejan pérdidas por más de mil millones de dólares. El 21 de octubre, Clinton declara esta parte de Texas un área de desastre mayor.

7.- 30 de noviembre de 1998: La capitalización del mercado de valores se evapora – Arafat llega de nuevo a Washington para reunirse con el presidente Clinton con el propósito de recolectar dinero para un estado palestino con Jerusalén como capital. Un total de otras 42 naciones estuvieron representadas en Washington. Todas estas naciones acordaron darle a Arafat tres mil millones de dólares en ayuda. Clinton le prometió $400 millones y las naciones europeas $1,7 mil millones. Ese mismo día, el índice Dow Jones cayó 216 puntos, y el 1 de diciembre, la bolsa europea tuvo el tercer día más malo en su historia. Cientos de miles de millones de capitalización en bolsa desaparecieron en los EE.UU. y en Europa.

8.- 12 de diciembre de 1998: Clinton acusado – Mientras Clinton aterriza en la sección de Israel controlada por los palestinos para discutir el proceso de “tierra por paz”, la Cámara Baja vota cuatro artículos de acusaciones en su contra.

9.- 3 de mayo de 1999: El poderoso súper tornado – El mismo día que Yasser Arafat está programado para declarar un estado palestino con Jerusalén como su capital, el sistema más poderoso de tormenta tornados que jamás haya golpeado a los EE.UU. barre los estados de Oklahoma y Kansas. Los vientos se miden en 505 kph, los más veloces jamás registrados. La declaración se pospone hasta diciembre de 1999 a solicitud del presidente Clinton, cuya carta a Arafat lo anima en “sus aspiraciones por tener su propia tierra”. Él también le escribe que los palestinos tienen el derecho de “determinar su propio futuro en su propia tierra” y que merecen “vivir libres, hoy, mañana, y siempre”.

10.- Semana del 11 de octubre de 1999: Huracán, terremoto y el Dow colapsa – Mientras los pobladores de 15 asentamientos en la Ribera Occidental estaban siendo expulsados de la tierra del pacto, el índice promedio Dow Jones perdió 5,7 por ciento en la peor semana desde octubre de 1989. El 15 de octubre el índice Dow perdió 266 puntos, y un huracán choca contra el estado de Carolina del Norte. La siguiente mañana, el 16 de octubre, un terremoto de 7,1 estremece el suroeste de los EE.UU., siendo el quinto más poderoso del Siglo XX. El epicentro del terremoto se situó en el desierto de California y no casó muchos daños, pero se sintió en tres estados. (Fuente: www.truthorfiction.com)

11.- 29 de agosto de 2005: El huracán Katrina – Una semana antes que el huracán Katrina tocara tierra, Israel llevó a cabo la evacuación de 9.500 residentes de Gush Katif y de cuatro comunidades en Samaria. Los residentes fueron obligados a salir de sus casas por los soldados israelitas, algunos de los cuales fueron arrastrados pateando y gritando y fueron metidos en autobuses que los sacó del área. La evacuación de Gaza había sido apoyada y aun obligada sobre Israel por los EE.UU. Proyectado a ser uno de los desastres naturales más costosos, el Huracán Katrina es el último de una cadena de eventos que la mayoría de expertos está de acuerdo en que son demasiado consistentes como para ser una coincidencia, pero no están de acuerdo en cuanto a su relevancia (Fuente: www.wnd.com/news/article.asp?ARTICLE_ID=46178)

La Coincidencia No Es Una Palabra Kosher

Las lecciones de la historia son, sin lugar a dudas, muy claras. Quienes han bendecido a Abraham han sido bendecidos, mientras que quienes lo han maldecido han sido maldecidos. La Ley de Causa y Efecto queda claramente establecida en estos incidentes que he descrito anteriormente. Aun aquellas personas que niegan la existencia de Dios han notado la tendencia. Entonces, cuando los EE.UU. hacen un obvio cambio de curso hacia Israel, como nuestro gobierno parece estarlo haciendo ahora, ¿qué derecho tenemos de esperar algo más sino el desastre? Si aplicamos la tendencia histórica al presente, no es necesario ser profeta para predecir aun mayores desastres para los EE.UU. en las semanas y meses venideros.

Aquí tenemos el último desarrollo en la presente crisis diplomática entre Israel y los EE.UU. El Presidente Obama y la secretaria de Estado Clinton han emitido el siguiente ultimátum a Israel:

1.- El gobierno de Netanyahu debe ampliar el congelamiento de 10 meses sobre la construcción de los asentamientos en la Ribera Occidental para incluir a Jerusalén Este.

2.- Cuando termine la moratoria en septiembre, deberá ser renovada mientras duren las negociaciones de paz con los palestinos.

3.- Israel debe darle más concesiones a la Autoridad Palestina y a su presidente Mahmud Abbas.

Todo esto es parte de un esfuerzo para obligar a Israel y a los palestinos a negociar de nuevo. El gobierno israelita fue informado que hasta que esas condiciones se cumplan, sus ministros no serán recibidos en Washington por las altas autoridades estadounidenses. Este es un virtual boicot que degrada los intercambios normales diplomáticos, estratégicos y de seguridad entre las dos administraciones. Hasta el momento, ninguno de los dos lados se ha referido a la cuarta condición de la administración estadounidense para resumir las relaciones normales: Un compromiso de Israel de no atacar el programa nuclear de Irán sin el previo consentimiento de los EE.UU.

Pero aun hay más. El jefe del Comando Central de los EE.UU. (CENTCOM) General David Petraus, aun no ha sido formalmente consultado para que los territorios palestinos sean transferidos bajo su control, pero sí dijo: “Los del personal en varias ocasiones han discutido pedir que los territorios palestinos sean agregados al territorio de CENTCOM”. Si eso se aprueba, ese paso sería equivalente a proveer a los palestinos con una protección militar estadounidense en contra de Israel. (Fuente: debkafile. www.debka.com/article/8657/)

Y en esta semana el Presidente Obama ordenó que un embarque de armas destinado a Israel fuera desviado a la base de la fuerza aérea estadounidense en la isla Diego García. El primer ministro Netanyahu y el ministro de defensa Barak estarán en los EE.UU. esta semana para tratar de persuadir al presidente Obama de que cambie de parecer.

Sobre el asunto de Israel los creyentes estadounidenses están desesperadamente divididos. Muchos de nosotros hemos sido tan cegados por la herejía llamada Teología del Reemplazo (la cual enseña que la Iglesia ha reemplazado a Israel en el plan de Dios) que somos como Belsasar, el mimado príncipe de Babilonia. Temblamos de miedo pero no podemos leer la escritura en la pared (Daniel 5:5-6).

Es necesario que olvidemos todo lo demás cuando se trata de Israel y solamente recordar una cosa. Dios ha reclamado la tierra para Sí mismo. Ninguna potencia terrenal es lo suficientemente poderosa como para disponer de siquiera un centímetro de esa tierra para dárselo a alguien más, en cualquier momento y por cualquiera razón sin sufrir las consecuencias. Ahora tenemos once ejemplos claros de esa verdad. ¿Cuántos más serán necesarios para que aprendamos? Selah 20-03-10.

Print Friendly