Salmo 107

Alabad a Jehová, porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia. Díganlo los redimidos de Jehová, los que ha redimido del poder del enemigo, Y los ha congregado de las tierras, del oriente y del occidente, del norte y del sur.

Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, sin hallar ciudad en donde vivir. Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos. Entonces clamaron a Jehová en su angustia, y los libró de sus aflicciones. Los dirigió por camino derecho, para que viniesen a ciudad habitable. Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres. Porque sacia al alma menesterosa, y llena de bien al alma hambrienta.

Algunos moraban en tinieblas y sombra de muerte, aprisionados en aflicción y en hierros, Por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová, y aborrecieron el consejo del Altísimo. Por eso quebrantó con el trabajo sus corazones; cayeron, y no hubo quien los ayudase. Luego que clamaron a Jehová en su angustia, los libró de sus aflicciones; Los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, y rompió sus prisiones. Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres. Porque quebrantó las puertas de bronce, y desmenuzó los cerrojos de hierro.

Fueron afligidos los insensatos, a causa del camino de su rebelión y a causa de sus maldades; Su alma abominó todo alimento, y llegaron hasta las puertas de la muerte. Pero clamaron a Jehová en su angustia, y los libró de sus aflicciones. Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina. Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres; Ofrezcan sacrificios de alabanza, y publiquen sus obras con júbilo.

Los que descienden al mar en naves, y hacen negocio en las muchas aguas, Ellos han visto las obras de Jehová, y sus maravillas en las profundidades. Porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso, que encrespa sus ondas. Suben a los cielos, descienden a los abismos; sus almas se derriten con el mal. Tiemblan y titubean como ebrios, y toda su ciencia es inútil. Entonces claman a Jehová en su angustia, y los libra de sus aflicciones. Cambia la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus ondas. Luego se alegran, porque se apaciguaron; y así los guía al puerto que deseaban. Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres. Exáltenlo en la congregación del pueblo, y en la reunión de ancianos lo alaben.

El convierte los ríos en desierto, y los manantiales de las aguas en sequedales; La tierra fructífera en estéril, por la maldad de los que la habitan. Vuelve el desierto en estanques de aguas, y la tierra seca en manantiales. Allí establece a los hambrientos, y fundan ciudad en donde vivir. Siembran campos, y plantan viñas, y rinden abundante fruto. Los bendice, y se multiplican en gran manera; y no disminuye su ganado. Luego son menoscabados y abatidos a causa de tiranía, de males y congojas. El esparce menosprecio sobre los príncipes, y les hace andar perdidos, vagabundos y sin camino. Levanta de la miseria al pobre, y hace multiplicar las familias como rebaños de ovejas. Véanlo los rectos, y alégrense, y todos los malos cierren su boca. ¿Quién es sabio y guardará estas cosas, y entenderá las misericordias de Jehová?

Este Salmo es extenso pero el mensaje es corto. No importa cuál sea la circunstancia en que usted se encuentre, ya sea que usted meramente es desafortunado o si se atrajo eso sobre usted, o si usted está sufriendo en manos de un enemigo, o sus heridas han sido auto-infligidas, o si usted se ha rebelado o simplemente perdió su rumbo, si usted se humilla y busca al Señor, usted lo encontrará y Él le rescatará. Él convertirá su desierto en fuentes abundantes, su sequedad en paraíso, su pobreza en prosperidad, su enfermedad en salud, su pena en alegría. Él pondrá una sonrisa en sus labios, un brillo en sus ojos, y una canción en su corazón. Él reconstruirá su vida y restaurará su alma y refrescará su espíritu.

Usted quizás no pueda ver cómo Él puede hacer todo eso. Usted puede pensar que usted ya no tiene esperanza, y que se encuentra más allá de un punto de redención. Pero si usted clama a Él, Él le salvará. ¿Cómo sé yo esto? Porque Él hizo todas esas cosas por mí.

 

Traducido por Walter Reiche-Berger

walterre@racsa.co.cr

 

Print Friendly