Preparándose para los tiempos difíciles que se avecinan

Q

Viernes 12 de julio de 2019

P: Como todos los demás, he estado observando atentamente los titulares de los periódicos, preguntándome qué es lo próximo que viene para nuestro país, nuestro mundo. Soy un creyente pre tribulacional, pero también me estoy dando cuenta de que mi familia no está preparada para los “tiempos difíciles” que probablemente experimentemos antes de que el Señor venga por nosotros. Me pregunto si podría dar algún consejo, información, referencias sobre lo que podemos hacer hoy para asegurarnos de que estemos tan preparados como podamos estar con respecto a las finanzas, alimentos, combustible, etc. Al igual que muchas otras personas, el dinero está un poco ajustado para nosotros ahora mismo pero siento que podría estar haciendo más para prepararnos para lo que se avecina.

A

R: La mejor preparación para los tiempos venideros es construir una fe más fuerte. No se nos ha prometido un escape de los tiempos difíciles en general, solo de los últimos 7 años de los mismos. Entonces, lo más importante es practicar vivir por fe. Eso no significa seguir viviendo como si nada estuviera pasando y luego confiar en Dios por el dinero, etc. Significa llevarlo todo en oración y no hacer nada que no se sienta que está específicamente dirigido por el Señor para hacerlo. También significa escuchar Su voz con más cuidado y ser guiado por ella. Esto incluye todo, desde compras no esenciales, cambiar de trabajo o mudarse, hasta responder a Sus indicaciones en las donaciones que haga y en la evangelización.

En el sentido financiero, es fundamental que reduzca el gasto y elimine la mayor cantidad posible de su deuda mensual. En tiempos difíciles el dinero es rey. Haga lo que pueda para detener el gasto discrecional y use ese dinero para pagar cosas como tarjetas de crédito y otras deudas con interés variable o alto. Cuanto más de su ingreso mensual sea necesario para el pago de deudas, menos libertad tendrá para reaccionar a los cambios repentinos en su estilo de vida. En pocas palabras, eso es esclavitud económica. El hecho de que sea de nuestra propia hechura no lo hace menos. Si aún no lo está haciendo, comience a diezmar de inmediato, no por un sentido de deber o de obligación, sino como un acto de gratitud por todo lo que Él le ha dado. Dios ama a un dador alegre y lo bendecirá por su fidelidad.

No soy un defensor del acaparamiento. Creo que demuestra una falta de fe. Dios ha prometido que velará por nuestras necesidades si lo buscamos (Mateo 6:31-34). Donde vivo, la tienda de comestibles más cercana está a casi una hora de distancia, y cuando llueve, las carreteras son intransitables, por lo que tenemos un poco más a mano, pero en mi opinión, la idea de intentar abastecerse para un año o dos en suministros demuestra una falta de fe en la disposición del Señor para cumplir Su promesa.