Cuando creer no es suficiente

Q

Miércoles 20 de mayo de 2020

P: Mi pregunta es la siguiente: Si una persona no tiene un momento definido en su vida en el que declara que es pecadora y acepta a Cristo como Salvador al orar algo similar a la oración del pecador (o sea, tiene una experiencia de salvación), ¿esa persona realmente es creyente? Ese fue el tema de conversación con una amiga la cual no ha tenido esa experiencia y sin embargo ella cree que se va al cielo y anhela ver a Cristo.

A

R: Romanos 10:9 dice que existen dos condiciones necesarias para la salvación. 1) Confesar con la boca y 2) creer en el corazón. El versículo 10 continúa, “Porque con el corazón se cree para alcanzar la justicia, pero con la boca se confiesa para alcanzar la salvación.” Romanos 10:13 dice que el que invoca el nombre del Señor será salvo.

Tal parece que su amiga sí ha creído en su corazón. ¿Qué es lo que está previniendo que ella le pida formalmente al Señor que la salve? ¿Ella entiende que la palabra confesar significa estar de acuerdo que ella es pecadora y que necesita un Salvador, y no chorrear una lista de todos sus pecados? El Señor ya conoce cuáles son todos sus pecados. Ahora Él está esperando que ella le pida que la salve. Ella no tiene que hacer eso públicamente, ni siquiera de manera audible, pero sí necesita hacerlo.