El testimonio de dos testigos

Q

Jueves 9 de abril de 2020

P: ¿Puede el Espíritu Santo ser considerado uno de los dos testigos necesarios para la confirmación de un asunto? Lo pregunto porque estamos lidiando con algunos problemas de viaje en este momento y, sin decirle nada a nadie, ni siquiera a mi esposa, pensé en una opción que podríamos considerar. Al día siguiente, mi esposa vino a mí con la misma opción. Ya que no le estamos contando a nadie sobre nuestros planes, me preguntaba si el Espíritu Santo puede ser el otro testigo para confirmar lo que ambos estamos pensando, o ¿deberíamos esperar una confirmación “inesperada” de alguien que no sabe nada del asunto?

A

R: El principio de 2 testigos proviene de Deuteronomio 19:15 donde se usa en un contexto legal para asegurar una convicción justa. En Juan 8:14-18, Jesús usó este principio en un sentido general al decir que al ser enviarlo, el Padre fue testigo del hecho de que dijo la verdad.

En su caso, usted y su esposa son los dos testigos que confirman que su elección de opciones de viaje se originó con el Espíritu Santo, ya que ambos llegaron a la misma conclusión de forma independiente, sin ninguna consulta o incluso discusión.