Entendiendo Isaías 45:7

Q

22 de noviembre de 2018

P:Que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo el SEÑOR soy el que hago todo esto.” ¡Díganme qué quiso decir Dios cuando citó esto!

A

R: Usted está citando Isaías 45:7, que es el final de una declaración que Dios le hizo a Ciro el Persa, llamándolo a liberar al pueblo judío de Babilonia (Isaías 45:1-7). Fue escrito por Isaías unos 200 años antes de que Ciro naciera y se lo mostrara Daniel cuando él entró en Babilonia después de conquistarla. El versículo 7 es básicamente una confirmación para Ciro la cual verifica que era Dios hablando.

Isaías 45:7 usa una combinación interesante de palabras. En la Biblia, la palabra hebrea para crear se usa únicamente para la obra de Dios e indica que Él es el responsable último de cada cosa creada, incluyendo las tinieblas y la adversidad. Al decir que Él formó la luz, Dios estaba hablando de cambiar el propósito de algo, como la forma en que un alfarero cambia el propósito de un trozo de arcilla. Y al decir que hace la paz, estaba hablando de producir algo a partir de otra cosa.

Dios creó originalmente a Satanás como un ser perfecto con potencial para el mal. Cuando Satanás se volvió malvado, la creación de Dios se oscureció. Dios cambió el propósito de la oscuridad en luz, y del mal produjo la paz. Hizo esto a través de su hijo, quien es la luz del mundo y el príncipe de la paz.

No tengo idea de cuánto de esto comprendieron Ciro, Isaías o Daniel, pero con la fuerza de esta afirmación, Ciro ordenó que se liberara a los judíos y también les devolvió muchos instrumentos del templo que Nabucodonosor había tomado cuando lo destruyó