Evangelizando a mi familia católica

Q

Lunes, 11 de junio de 2018

P: Quiero mostrar a algunos miembros católicos de mi familia que no pueden salvarse siguiendo el dogma católico. Planeo usar Romanos 10:9 y Matt. 7:21-23 como respaldo bíblico. Según estos versículos parece que a menos que confesemos y creamos en el Verdadero Jesús, el que está claramente definido y presentado en las Sagradas Escrituras, podríamos encontrarnos frente a él y que nos dijeran que nunca nos conoció. La razón es que confesamos a un Jesús diferente del presentado en Su Santa Palabra, un Jesús de salvación más obras. ¿Estoy entendiendo esto correctamente?

A

R: Romanos 10:9 dice que si confiesas (estás de acuerdo) con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvo. La parte de ese pasaje del que tenemos que ser muy cuidadosos es “creer en tu corazón” porque ahí es donde radica el factor determinante. Independientemente de la posición doctrinal oficial de cualquier grupo religioso del que uno forme parte, es lo que creemos personalmente en nuestro corazón lo que marca la diferencia. De acuerdo con 1 Corintios 15:1-4 para ser salvos tenemos que creer que Jesús murió por nuestros pecados, que fue sepultado, y que resucitó al tercer día. Mientras no “creamos en nuestro corazón” que Dios también requiere cosas adicionales de nosotros, estamos dentro.

En el otro lado de la moneda, si usted investiga la posición doctrinal oficial de varias de nuestras principales denominaciones protestantes, descubrirá que realmente no creen que Jesús es Dios en forma humana y que en realidad no creen en una resurrección corporal. Eso pone su posición oficial en conflicto con Romanos 10:9 porque están requiriendo menos de su estándar. ¿Concluiría usted por lo anterior que nadie de esas denominaciones protestantes se salva? ¿O es probable que algunos hayan vuelto a nacer silenciosamente por sí mismos?

En lo que se refiere a los motivos del corazón, Jesús dijo que no debemos juzgarlos sino dejarle eso a Él (Mateo 7:1-2, 1 Corintios 4:5).

Y también debe recordar que Matt. 7:21-23 es la conclusión de una declaración que hizo Jesús acerca de los falsos profetas la cual comenzó en Mateo 7:15. No estoy convencido de que podamos aplicar esos versículos de manera general. Además, tenemos que entender cuál es la voluntad del Padre en lo que se refiere a nuestra salvación. En Juan 6:38-40, Jesús dijo que la voluntad de Su Padre es que todos los que miran al Hijo y creen en Él tengan vida eterna. Por lo tanto, cada verdadero creyente está haciendo la voluntad del Padre.

No he encontrado un enfoque que se base en la afirmación de que las opiniones religiosas de otra persona son falsas para poder ser uno productivo. Todos tienen que llegar a su propia conclusión al respecto. Podría funcionar mejor decirles lo que usted cree y por qué lo cree, y luego deje que ellos hagan la comparación. Con ello se evitará polarizarlos en su posición actual y usted puede obtener algunas preguntas que podrían conducir a una discusión significativa.