Más sobre los reincidentes

Q

Miércoles 13 de noviembre de 2019

P: Esta es una pregunta de salvación. Cuando vemos la salvación tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, una persona es salva por fe. En el AT la fe de la persona se basaba en la promesa de un redentor venidero. En el NT, también se basa en la fe en la persona y la obra de Jesucristo. Sin embargo, en su respuesta a la pregunta “Un Creyente que Recae”, usted respondió con “El Antiguo Pacto era una relación condicional basada en la obediencia y una persona que era desobediente se decía que se había apartado del Señor.” ¿Está usted diciendo que la salvación de las personas en el AT se basaba en obras y no en fe—algo confuso—¿me lo podría aclarar?

A

R: Israel tenía que creer en un redentor venidero, pero su relación de pacto también requería que obedecieran la Ley (Hebreos 10:8). Además, la seguridad eterna no le fue prometida a Israel, así que su relación con el Señor estaba condicionada a tener ambos, la fe y las obras. Las personas que dejaban de cumplir la Ley se decía que se habían apartado del Señor, y de allí se originó la palabra reincidir o recaer (‘inconstante’ en Proverbios 14:14 NVI). Usted no encontrará ese término en ninguna parte del Nuevo Testamento, porque nosotros tenemos la seguridad eterna y no estamos bajo la Ley.