¿Puede una persona creyente tener dudas?

Q

Lunes 9 de septiembre de 2019

P: Leí que una persona verdaderamente creyente no puede perder su fe ni tener dudas, y que si las tiene no fueron salvas en primer lugar, porque el Espíritu Santo no puede permitir esas cosas.

A

R: Una persona que es verdaderamente creyente no puede perder su fe porque eso es un regalo de Dios (Efesios 2:8-9). En el momento de la salvación Dios asume la responsabilidad de protegernos y sella el Espíritu Santo en nosotros para garantizar nuestra salvación (2 Corintios 1:21-22). Recuerde, es la tarea del pastor proteger las ovejas.

Pero es natural que nosotros tengamos dudas, porque el diablo las siembra en nuestras mentes, de la misma forma como lo hizo con Eva. (“¿Realmente Dios dijo eso…?) El Espíritu Santo nos aconseja a creerle a Dios y a resistir al diablo, pero Él no puede controlar nuestros pensamientos. Recuerde, el Espíritu Santo es un consejero, no un comandante.

Cada vez que tenemos dudas, es nuestro deber recordar las promesas de Dios y usarlas para repeler el ataque del enemigo. 2 Corintios 10:3-5 le llama al conocimiento de Dios nuestras armas y dice que tienen poder divino. Es una de las razones por lo que es de suma importancia el conocimiento de las Escrituras.