Lenguas y Profecía

Viernes, 17 de febrero de 2017

P: Disfruto su sitio web y he aprendido mucho. Estoy confundido sobre 1 Corintios 14:22-25. Parece decir una cosa y luego dice lo opuesto. Dice que las lenguas son una señal para las personas incrédulas, luego dice que esas personas dirán que uno está loco. Luego dice que profetizar no es para esas personas incrédulas, sino para las creyentes. El v. 24 dice que si todos ustedes profetizan, y entra alguna persona incrédula o alguien que sepa poco de la fe cristiana, esa persona podrá ser reprendida y juzgada por todos ustedes. ¿En dónde estoy equivocado?

R: Recuerde que Pablo les estaba dando instrucciones sobre el uso de los dones que tenían. Nos ayuda a entender Isaías 28. Al citar Isaías 28:11-12 en el versículo 21, él recordaba un tiempo en el que los judíos rehusaron obedecer a Dios. En efecto, Dios les dijo, “Ustedes no quisieron escucharme cuando les hablé en el idioma que entienden de que quería que Mi tierra fuera un lugar de reposo para los cansados, y no una escuela de obas religiosas. Entonces les estoy enviando a los asirios para que los juzguen. Quizás los escuchen a ellos cuando les hablen en un idioma que ustedes no entienden.” El Señor estaba siendo sarcástico, pero Su punto estaba claro.

Las personas incrédulas han oído de la necesidad de la salvación en su propio idioma y no escucharon. Al oír a todos balbuceando al mismo tiempo en una lengua extraña ciertamente no los va a hacer cambiar de manera de pensar. Entonces, en 1 Corintios 14:27-28 Pablo les dijo cómo es que el don de lenguas debe de ser usado, 2 o 3 personas como máximo, hablando una a la vez, con un intérprete para cada una de ellas. Si una persona incrédula oye el don de lenguas usado de esa manera, quedaría impresionada.

Con la profecía, todos pueden entender lo que se dice. Cuando personas creyentes se ponen de pie y pronuncian mensajes del Señor que aclaran Su Palabra en un lenguaje que todos pueden entender, tanto personas creyentes como incrédulas se benefician. De nuevo, es importante una conducta ordenada (1 Corintios 14:33).

Y en ambos casos Pablo dejo en claro que el don está bajo el control de quien lo recibe. Si no han nadie que pueda interpretar, la persona que lleva el mensaje en lenguas debe permanecer callada (1 Corintios 14:28). Y en cuanto concierne a la profecía, el espíritu del profeta está bajo control del profeta (1 Corintios 14:32).

Share Button