El juego final

Miércoles, 28 de diciembre de 2016

Una opinión por Jack Kelley

Nota: Jack originalmente escribió este artículo para darnos una perspectiva después de la recesión de 2008. Su mensaje aquí es una manera maravillosa para empezar un nuevo año, así que he editado algunas partes del mismo con el objeto de hacerlo permanente. A continuación podemos encontrar los pensamientos de Jack sobre cinco cosas que debemos hacer para empezar cada Año Nuevo. ~ ¡Feliz Año! Samantha.

El mundo estará lleno de altibajos e incertidumbre hasta el momento del Rapto. Pero como personas cristianas, no tenemos que preocuparnos por lo que tenemos que hacer. Hay unos pocos pasos que podemos seguir en este momento para asegurarnos que este año será mejor para nosotros que el año anterior. Yo dudo en llamarlos Resoluciones para el Año Nuevo porque todos sabemos lo poco que duran las mismas. Pero puesto que estamos más favorablemente dispuestos a empezar como nuevos al comienzo del año, seguidamente encontrarán algunas cosas que podemos hacer ahora para asegurarnos de tener mejores tiempos futuros.

1.- Deje de preocuparse: Mateo 6:33-34. Busque la justicia del Señor y Su Reino en todo lo que usted haga y permita que Él haga el resto. Deje de trabajar para que los extremos se encuentren y empiece a hacer todo para la Gloria de Dios (1 Corintios 10:31). Empiece a vivir en fe en Aquel que nunca nos ha fallado y Quien suplirá todo lo que nos falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús (Filipenses 4:19).

2.- Guarde sus tesoros en el cielo: Mateo 6:19-21. Empiece a hacer actos caritativos al azar en el Nombre del Señor. Conviértase en luz en los lugares oscuros. No toma mucho tiempo hacerlo y así usted se dará cuenta que todo lo que se le pedirá es lo que usted puede hacer. No importa a cual iglesia asiste usted, hay alguien en el mismo aposento con usted que necesita ayuda urgente. Los comedores de caridad, las bodegas de alimentos, y los refugios de emergencia también tienen constantes necesidades. Encuentre un lugar en donde el Señor está trabajando y métase a ayudar un poco. Todo aquel que se encuentra necesitado es su prójimo (Lucas 10:29-37). Sea un buen vecino.

3.- Aumente su ofrenda: Lucas 6:38. Sé que parece en contra de la intuición, pero eso es debido a que nuestra naturaleza caída nos da una mente de escasez. Queremos sostenernos con menos cuando no tenemos tanto, olvidándonos que el Señor utiliza la misma medida para bendecirnos que la que nosotros usamos para bendecir a los demás. Como resultado mientras más bendiciones necesitamos nos volvemos más tacaños. El Señor tiene riquezas ilimitadas y las comparte con nosotros en el mismo grado en que nosotros las compartimos con otras personas.

4.- Mantenga las cosas en perspectiva: 1 Corintios 10:13. Casi todas las personas han perdido a alguien o algo en algún momento de la vida. Y no importa por lo que usted está pasando hoy, hay una gran probabilidad de que haya personas como usted las cuales han pasado, o están pasando, por cosas peores.

5.- Produzca un ruido alegre: Salmo 100. Hay muchas personas que están pasando por tiempos difíciles. Regocíjese en todo. Que su gentileza les sea evidente a todas las personas. Creemos que la paz trae el gozo, pero lo opuesto es cierto. El gozo trae la paz (Filipenses 4:4-7).

Para nosotros lo anterior no es una estrategia temporal para ayudarnos a sobrevivir hasta que las cosas mejoren en la tierra. Es nuestro Juego Final. Es mejor asumir que las cosas no mejorarán para nosotros sino hasta ese día que pronto llegará, cuando inesperadamente desapareceremos sin dejar rastro. Haciendo estas cinco cosas ahora nos traerá un muy feliz año este año, y aún más allá. Y además, eso también asegurará que tendremos una eternidad de felicidad más tarde. Estos son mis pensamientos para este año que viene.