Lo que verdaderamente sucedió en Navidad

Miércoles, 4 de diciembre de 2019

Un estudio bíblico por Jack Kelley

En el pasado he explicado por qué yo creo que Jesús probablemente nació en el mes de septiembre. Si eso es así, entonces, ¿qué fue lo que verdaderamente sucedió en diciembre? ¿Es la Navidad el resultado de simplemente sobreponer las creencias cristianas en una festividad anteriormente pagana, como algunas personas creen, o hay más que eso?

Feliz Hanukkah

Quizás ustedes han escuchado la historia de Hanukkah. Durante la revuelta de los macabeos (166-142 a.C.), los judíos recuperaron el Templo que había sido profanado por el dictador sirio Antíoco Epífanes, y se dedicaron a la tarea de reconstruirlo y purificarlo para hacerlo de nuevo apropiado para la adoración a Dios. (Furioso con los judíos y desafiante a Dios, Antíoco había sacrificado un cerdo en el altar y había levantado una estatua del dios griego Zeus en el Lugar Santo, obligando a todas las personas a adorarla. Este atroz acto contaminó el Templo y fue conocido como la abominación desoladora.) La tradición judía sostiene que cuando se prepararon para purificar el Templo no había suficiente aceite consagrado para completar los ocho días requeridos en el ritual de purificación. Pero la pequeña porción que tenían de manera milagrosa duró esos ocho días hasta completar la purificación del Templo. Este evento originó el candelero, o Menora, de nueve brazos, para distinguirlo de la Menora de siete brazos ordenada en Éxodo 25:31-40. La Menora de Hanukkah tiene un brazo central que es más alto que los demás representando así el suministro disponible de aceite para los ocho brazos restantes, uno para cada día del ritual de purificación. Simboliza la purificación milagrosa del Templo, la cual generalmente se puede observar durante el tiempo de Navidad. Hanukkah también es conocido como la Fiesta de las Luces por este motivo.

A propósito, esta abominación desoladora es un acto que está destinado a volver a repetirse para lanzar de nuevo una revuelta, pero esta vez será Dios el que la lidera y se le llama la gran tribulación. Cuando ustedes vean un Templo judío en Jerusalén sabrán que el tiempo está cerca, y cuando vean la abominación desoladora en el Lugar Santo, entonces sabrán que comienzan los 3-1/2 años del tiempo más terrible que el hombre ha conocido sobre la tierra (Mateo 24:15-21). Ya sea que lo vean desde la tierra o desde el cielo, será determinado por el hecho de haber aceptado la muerte del Señor Jesús como pago completo por sus pecados.

¿Qué día es?

Como ustedes saben, la fiesta de Hanukkah se celebra cerca de la Navidad, así que voy a utilizar esa intersección de las dos festividades para hacer lo que algunas personas han llamado una afirmación atroz. Yo creo que hay una conexión teológica entre Hanukkah y la Navidad que no hace más que declararnos la posición de Dios en el inicio de la vida.

Echémosle un vistazo al calendario para descubrir una posibilidad fascinante sobre la fecha del 25 de diciembre. Con toda probabilidad Juan el Bautista fue concebido durante lo que sería la segunda quincena del mes de junio en nuestro calendario, y nació en el siguiente mes de marzo (vea el artículo “Feliz Cumpleaños, Jesús”). Según Lucas 1:26-27, María concibió cuando Elisabet tenia seis meses de embarazo. Eso quiere decir que nuestro Señor fue concebido a finales de diciembre para nacer el siguiente mes de septiembre. Debido a que los calendarios son diferentes, la fecha exacta varía de un año a otro, pero este año (2.000) Hanukkah empezó a celebrarse al atardecer del 21 de diciembre y finalizó a la puesta del sol del día 29. A Jesús se le llama “[La] luz verdadera, que alumbra a todo hombre” (Juan 1:9). ¿Fue Jesús, la Luz del Mundo, concebido durante Hanukkah, el Festival de las Luces? ¿En realidad estaremos celebrando, sin saberlo, la concepción del Señor en la Navidad en vez de Su nacimiento? Si eso es así, ¿se dan cuenta ustedes de lo que el Señor nos está diciendo?

¿Cuándo empezó la Navidad?

El hecho de que Jesús es Dios encarnado está ampliamente apoyado en las Escrituras, a pesar de los puntos de vista de la teología liberal que son contrarios a eso. ¿Pero cuándo es que Él se convirtió en Dios y por qué escogió venir al mundo cuando lo hizo? Jeremías 1:4-5, Salmo 51:5 y 139:13-16 aluden al hecho de que Dios nos conocía al momento de la concepción, conocía todos los detalles de nuestras vidas y nos consideraba seres humanos desde ese momento. Para simplemente ser un ser humano más entre nosotros, Jesús bien podría haber llegado como un ser humano maduro y crecido, o como un adolescente o aun como un bebé, pero Él vino como un embrión, un feto, porque esa es la manera como todos los seres humanos llegan al mundo.

La Navidad empezó en el momento de la concepción divina. Dios el Padre así lo planeó, Dios el Espíritu Santo plantó la semilla fertilizada en María, y ese fue el momento en que Dios el Hijo tomó la forma humana… la forma de un embrión, un feto en el vientre de una virgen. Desde ese primer momento de la concepción Jesús estaba muy vivo, era muy humano y muy Dios. Él no se convirtió en el Hijo Encarnado de Dios en algún momento en el camino de Su vida, ni aun cuando salió del vientre de María. Él tenía esa forma desde el momento de Su concepción (Lucas 1:35). Dios no pudo haber hecho una afirmación más fuerte sobre la santidad de la vida pre natal como esta.

Como una pobre y joven soltera adolescente que estaba por ser desterrada de la familia y de la sociedad, María cumplía con todo el criterio moderno para tener un aborto terapéutico. Si ella y José hubieran buscado tenerlo, habría representado el haber asesinado al Mesías entonces, como lo fue el haberlo matado 33 años más tarde en la cruz. Así que en realidad la vida del niño Jesucristo empezó realmente en la Navidad. Emmanuel… Dios con nosotros.

Y ahora ya ustedes conocen la versión adulta de la historia de Navidad. 24/12/2000