Un mensaje de Navidad

Viernes 13 de diciembre de 2019

Un Estudio Bíblico por Jack Kelley

Tomemos un momento para ver más allá de la controversia de cuándo vino Jesús para enfocarnos en el por qué fue que Él vino. Yo creo que Isaías nos dio la mejor explicación que ofrece la Biblia. A continuación es mi adaptación de Isaías 53.

Isaías 53:1-12

1: ¿Quién creyó al mensaje de los profetas? ¿Y a quién le fue revelado el poder del Señor?

2: El Hijo creció ante Su padre como un tierno retoño, pero como una raíz salida de la tierra seca Él fue totalmente inesperado por la mayoría. Él no tuvo ninguna belleza o majestad que nos atraería a Él. De hecho no había nada en su apariencia que lo haría atractivo a nosotros.

3: Desde el mismo inicio de Su ministerio, la gente lo despreció y lo rechazó, convirtiéndolo en un varón de dolores, familiarizado con el sufrimiento. Negaron haberle conocido ni aún ante la evidencia más obvia de Su presencia en sus vidas, y trataron con desdén aún la mera mención de Su nombre.

4: Lo consideraron como que fue golpeado por Dios y afligido sin ningún propósito, pero Él realmente estaba tomando sobre Sí nuestras enfermedades y llevando el peso de nuestras penas y dolores.

5: Él fue golpeado y azotado para luego ser clavado en una cruz, dando Su vida en pago por nuestros pecados para que nosotros pudiéramos tener paz con Dios. Y debido a las heridas que sufrió en Su cuerpo nosotros también podemos ser sanados de nuestras enfermedades y males, de todo nuestro dolor y sufrimiento.

6: Como ovejas sin pastor, todos nos hemos descarriado, cada uno de nosotros siguiendo su propio camino; pero el SEÑOR impuso el castigo de todos nuestros pecados sobre Él.

7: A través de todo Su dolor y sufrimiento, Él nunca pronunció una palabra en Su propia defensa a pesar de que Él era inocente de todos los cargos que levantaron en Su contra. Él tenía el poder de liberarse a Sí mismo en cualquier momento, pero se dejó llevar a la muerte como una oveja al matadero. Y como una oveja que se mantiene en silencio frente a sus trasquiladores, Él nunca abrió Su boca en Su propia defensa.

8: Él fue acusado de falso testimonio y llevado directamente a Su ejecución sin tener un juicio justo, dejando ningún descendiente atrás. Él sabía que estaba entregando Su vida en pago por nuestros pecados, y no por algo que Él hubiera hecho.

9: Por lo general, a los hombres que eran crucificados se les negaba un entierro decente, pues sus cuerpos muertos eran tirados en el basurero para ser devorados por los perros. Pero Él fue sepultado en la tumba de un hombre rico porque Él no había cometido ningún crimen, ni siquiera había pronunciado una palabra engañosa.

10: Debido a que fue la voluntad del SEÑOR aplastarlo y hacer que Él sufriera al hacer de Su vida una ofrenda por el pecado, Él verá Su descendencia. Sus días serán prolongados, y la voluntad del SEÑOR prosperará por Sus esfuerzos.

11: Por consiguiente, después del sufrimiento de Su alma Él resucitó de nuevo a la vida, demostrando que Su obra de redención no fue en vano. De esta manera Él justificará a muchos, y habiendo llevado nuestras iniquidades, le permitirá a Dios considerarnos como si nosotros no hubiésemos pecado del todo.

12: Como resultado de ello, Su Padre le ha dado una herencia que Él repartirá con muchas personas que han creído en Él debido a que derramó Su vida hasta la muerte, permitiéndole ser contado entre los transgresores. Puesto que Él llevó los pecados de muchos es que puede interceder por ellos.

No importa lo que usted piense del comercialismo y del paganismo que rodean estas fiestas, usted no puede negar el amor de Dios que fue demostrado en Su venida. Porque eso sucedió cuando el Dios del Cielo tomó cuerpo terrenal para que las personas de la tierra pudieran tener un cuerpo celestial. Feliz Navidad. Selah. 25/12/2013