¿Apocalipsis como fantasía?

Q

Martes 3 de diciembre de 2019

P: Acabo de encontrar su sitio web. Sin ninguna ofensa, pero su doctrina suena como salida directamente de la serie “Dejados Atrás”. ¿No es mejor interpretar Apocalipsis cuando se mira a través de los ojos de la primera audiencia a la que fue escrita, o sea, las siete iglesias de Asia Menor? No hay límites para las cosas disparatadas que se le atribuyen a Apocalipsis cuando se toma fuera de contexto. Su material apocalíptico fue escrito para darles consuelo a los cristianos que estaban siendo perseguidos por el imperio romano, pero el punto de vista que usted tiene también confundió a un amigo mío.

A

R: Mi doctrina, como usted la llama, se conoce como dispensacionalismo pre-milenial. La siguen innumerables miles de eruditos y estudiosos de la Biblia (incluyendo los autores de Dejados Atrás) y tiene sus raíces en los escritos de Pablo. Es el punto de vista que está más claramente alineado con la interpretación literal de la palabra de Dios.

Si usted quiere pensar de Apocalipsis como una pieza literaria escrita para que los consumidores del primer siglo se “sintieran bien,” ese es su privilegio pero no significa que usted está en lo correcto de que otras interpretaciones no son las correctas. Y si por quedar confundido, usted quiere decir que su amigo ya no está seguro que el punto de vista alegórico de Apocalipsis es el correcto, entonces yo le llamaría a eso algo bueno.

Dios no cuenta historias de fantasía para hacer que las personas se sientan bien durante momentos de problemas. Él nos dice el fin desde el principio y espera que nosotros le creamos de acuerdo a Su palabra. Recuerde, Él es quien dijo.

Yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré” (Isaías 46:9-11).