La oración del Padre Nuestro

Q

Jueves 26 de marzo de 2020

P: La otra tarde escuché una voz interesante en mi cabeza mientras decía la Oración del Padre Nuestro. He estado diciendo esta oración todos los días desde que la aprendí cuando era niña. Por alguna razón, cuando llegué a la parte de “No nos dejes caer en tentación”, algo dentro de mí me preguntó por qué creo que el Señor me llevaría a la tentación. Siento que fue el Espíritu Santo quien me hizo esa pregunta. Desde esa noche, ya no puedo decir esa parte, en cambio, la he cambiado para ‘protegernos de la tentación’. ¿Soy solo yo, o parece extraño pedirle a Dios que no nos lleve a la tentación, cuando eso es lo último que Él haría?

A

R: Jesús usó esta oración en respuesta a la solicitud de los discípulos: “Señor, enséñanos a orar” (Lucas 11:1). Eso significa que está bien usar las palabras que Él les dio.

Algunos creen que la frase «no nos metas en tentación” realmente significa que le estamos pidiendo a Dios que no nos deje ser probados, que es el significado principal de la palabra griega para tentación. Santiago 2:13 parece estar de acuerdo, diciendo: “Dios no puede ser tentado, ni tienta a nadie”.