Pensamientos Sobre La Eternidad

Lunes 18 de febrero de 2019

Un comentario por Jack Kelley

Cada vez que parece como si el mundo entero está por explotar en la violencia y la destrucción, me doy cuenta de que un par de minutos pueden ser utilizados para soñar sobre el mundo venidero para ayudarnos a restaurar un sentido de paz y de esperanza. Y ahora es ese momento. Entonces, tomemos un viaje a la eternidad.

Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman (1 Corintios 2:9).

Todos nosotros hemos observado las diferencias que hay entre cada persona las cuales no se pueden atribuir solamente a la genética o a las condiciones del ambiente. Cosas como la forma y la preferencia de los colores, por ejemplo. Los cosmetólogos y los expertos de la moda describen estas preferencias en términos de las cuatro estaciones del año cuando escogen los colores para el maquillaje y la ropa que nos harían lucir lo mejor y más atractivos a los demás. Los decoradores diseñan a nuestro gusto las cosas que nos rodean para aumentar así nuestra comodidad tanto en la casa como en el trabajo, al utilizar las formas, colores y texturas que más nos agradan. Y así como existen muchas percepciones comunes que todos compartimos, nos distinguimos por nuestra individualidad.

También salimos del vientre materno con rasgos distintivos (características) y peculiaridades que mostramos desde el primer momento, sin haber tenido ninguna oportunidad para aprenderlas. Una persona es cautelosa, otra es aventurera o audaz, una disfruta de la soledad, otra prefiere la compañía. Niveles de energía, actitudes básicas, guías y ambiciones, difieren tremendamente aun entre los mismos hermanos biológicos que comparten factores tanto genéticos como del entorno. ¿Recuerdan a Jimmy y a Billy Carter?

Cuando buscamos un compañero o compañera, preferimos que sea del tipo con el o la que podamos compartir preferencias, pero eventualmente nos aburrimos de aquellas personas que son como nosotros. Los franceses dicen, “Vive la diference”. Sería muy aburrido que todos fuéramos iguales, como las galletas cortadas con el mismo molde.

¿Cuál Es El Punto?

Y sin embargo, cuando se considera la eternidad (si es que piensan del todo en ella) algunos cristianos nos ven como que todos somos iguales. Creen que todos seremos de 33 años porque esa fue la edad que tenía el Señor cuando se fue al Cielo. Nos ven a todos vestidos de blanco, con ojos azules y cabello café, sentados sobre una nube con nuestras arpas, participando en un servicio de alabanza interminable. ¿De veras?

Quienes estudian el comportamiento humano dicen que la razón por la que los niños son más felices que los adultos es porque ellos pasan más tiempo aprendiendo nuevas destrezas, conocimiento y experiencia. El problema con la mayoría de nosotros es que crecemos y la emoción de la vida desaparece debido a nuestro mundo tan predecible. Algunos de nosotros no hemos tenido un nuevo pensamiento en años, y menos una nueva experiencia.

¿Cuándo Va Usted a Crecer?

Algunas personas retienen su entusiasmo de niños al cambiar dramáticamente sus vidas de vez en cuando. Pienso en mi amigo, Pratt, quien ha establecido y vendido negocios de manera regular, y al mismo tiempo se hizo ingeniero, diseñador, constructor, campeón corredor de automóviles y marinero. Él y su esposa Brenda empezaron su vida de casados a los 17 años, viviendo en la cabina de una vagoneta, que era lo único que poseían. Además de establecer negocios, él también diseñaba y construía los traileres para sus camiones, también su casa y sus carros de carrera ganadores. Y los construía, desde cero, con sus propias manos. Hace unos años compraron un catamarán de 15 metros de largo y se embarcaron para cruzar el Atlántico, ¡solos!

Bud, otro amigo que ya murió era del mismo estilo de persona. Si usted jugaba bola con raqueta lo hacía en una cancha diseñada por él, usando una variación de raqueta que él mismo había diseñado. Pero él también diseñaba y construía partes de aviones, palos de golf, restaurantes, hoteles, casas e iglesias. Él fue la primera persona que esquió descalzo en el agua, y aun tiene los record de velocidad y de distancia en ese deporte desde sus días como profesional en Cypress Gardens. La compañía constructora de su familia drenó Pearl Harbor, haciéndolo un puerto de agua profunda. Fue piloto y marinero y constructor. En su funeral fue descrito como la persona que logró hacer más en su vida que una docena de hombres comunes y corrientes.

Ya Estuve Allí, y Ya Lo He Hecho

El cielo tiene que ser bastante más sorprendente para ganarse la atención de personas como esas. Ellas son las personas más felices que he conocido, por haber rehusado crecer y calmarse, y lo digo en el sentido más positivo. Y recuerden: Ellos no empezaron las cosas solamente para divertirse mucho. Ellos continuamente aumentaron los límites de sus habilidades, conocimiento y experiencias, produciendo productos, empleos y millones de dólares en beneficios económicos en el camino. La felicidad es un subproducto de la experiencia de la vida, no su propósito. ¿Estarían ellos contentos con el cielo que describimos al principio, vestidos con vestidos blancos y sosteniendo arpas? ¡No lo creo!

Imagínese Eso

Billy Graham respondió a una pregunta que le hicieron que si en el cielo habría canchas de golf. “Si son necesarias para nuestra felicidad”, respondió, “entonces sí las habrá”. Ese es el criterio. Habrá lo que sea necesario para nuestra felicidad.

Imagínese por un momento su eternidad basada en ese criterio. Pero no le permita a su imaginación estar limitada a algo como el más gran parque de diversiones jamás hecho. La felicidad no es algo sobre actividades de diversión sin sentido, sino que es sobre expandir nuestra mente con nuevos conocimientos, habilidades y experiencia. Deje que su mente esté libre para que piense en todas las posibilidades.

Por ejemplo, Juan nos dio solamente lo básico de la Nueva Jerusalén, sus cimientos, puertas, exterior general como sus dimensiones y cosas parecidas, pero realmente no sabemos cómo será hasta que lleguemos allí. Supongamos que nuestro ambiente eterno fue diseñado teniendo presente nuestra individualidad y en realidad refleja lo que es único en nosotros. Qué si nos damos cuenta que está pintado con nuestros colores favoritos utilizando nuestras formas, tamaños y texturas favoritas y qué si se expandiera delante de nosotros como un calidoscopio gigante de tal manera que conforme nos vamos acostumbrando a ello, ese ambiente también crece con nosotros, estimulándonos y emocionándonos siempre, para NUNCA aburrirnos.

¿Qué si nosotros intentamos hacer cualquier cosa que podamos imaginarnos, sin temor a fracasar? ¿Qué si podemos sorprendernos y pasmarnos a nosotros mismos con nuestras capacidades las cuales siempre las hemos tenido, pero que se hicieron disponibles debido al sacrificio de amor del Señor y que finalmente fueron liberadas de las limitaciones impuestas por nuestra existencia terrenal?

A mí me gustan las montañas. A mi esposa le gusta la playa. ¿Qué si nuestra eternidad nos satisface a ambos de tal manera que podamos experimentar nuestros lugares favoritos al mismo tiempo, y juntos? Piense en ello. Yo estaría en las montañas y ella estaría en la playa. Pero también estaríamos juntos. Yo vería todo en mis formas y colores favoritos, y ella lo haría en los de ella, pero ambos estaríamos viendo las mismas cosas.

“Pero espere un momento”, algunas personas dirán, “todos seremos diferentes allá de lo que somos aquí”. Quizás sí, pero también seremos esa misma persona que es única y que siempre ha sido así. No nos van a hacer ninguna gigantesca lobotomía (separación total o parcial de los lóbulos frontales del cerebro) para atontarnos y hacernos totalmente pasivos y contentos como lo hicieron en la película “El Nido Del Ruiseñor”.

Ciertamente pasaremos mucho de nuestro tiempo adorando al Señor, como lo hacemos aquí en la tierra, dándole gracias por todo lo que Él nos ha dado. Pero las ataduras terrenales que nos retienen aquí serán eliminadas, nuestros cerebros serán energizados, nuestros sentidos agudizados y nuestras capacidades que son únicas, serán reveladas, no solamente para la adoración, sino para todas nuestras experiencias. Finalmente nos convertiremos en todo para lo que fuimos creados, la obra de arte de Dios: el ejemplo más grande de Su habilidad creadora. ¿Tiene usted idea de lo que eso significa? ¿Tiene usted idea de lo agradecido que debería estar?

La eternidad tiene que ser lo suficientemente emocionante como para satisfacernos a todos los que hemos experimentado la vida aquí en la tierra a lo máximo, y no solamente por un día o dos, sino para siempre. Tiene que tener cada una de nuestras preferencias e intereses únicos al máximo, mientras que hace lo mismo para todos los demás y al mismo tiempo.

Como dijo Pablo, “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman” (1 Corintios 2:9). Aun en su volada imaginación usted no puede ni acercársele a la descripción de felicidad que le aguarda. Recuerde que Pablo en realidad estuvo allí y la vio (2 Corintios 12:2-4). Él debería de saberlo. Selah 28-04-08