Entendiendo Juan 15:6

Q

Viernes, 1 de diciembre de 2017

P: Cuando Jesús dijo que él es la vid y que toda persona que no produce fruto es cortada y arrojada al fuego, ¿qué quiso decir con eso? ¿Significa que si no podemos producir fruto para Dios no somos salvos?

 

A

R: Primero, es cierto que las personas que no son salvas no pueden producir fruto para Dios no importa lo “buenas” que aparentan ser.

Segundo, en Juan 15:6 Jesús dijo, “El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman.” La palabra clave para entender este versículo es en la colocación de la palabra “desechado”. Algunas traducciones dicen, “Como la rama que es desechada”, como la anterior, y otras dicen, “Desechado como una rama.”

En la primera, el uso de la palabra “como” significa que el Señor está haciendo una afirmación que tiene valor comparativo. En efecto, Él estaba diciendo que una persona creyente que no permanece en Él no tiene más valor en el reino que una rama que no produce fruto en la vid, pero la implicación es que esa persona aún será salva. Esto es consistente con el concepto de la persona creyente que no produce fruto de Mateo 13:22, Juan 15:5, y 1 Corintios 3:10-15.

La segunda versión lo tiene a Él diciendo, en efecto, que las personas creyentes que no permanecen en Él serán lanzadas al fuego; en otras palabras, perderán su salvación. Esta colocación de la palabra “desechado” pondría la declaración del Señor en directa contradicción con lo que Él dijo en Juan 6:37, que Él nunca echaría fuera a quien el Padre le diera, y Juan 10:27-30, en donde Él dijo que nadie podía arrebatarnos de Su mano ni de la mano de Su Padre. También Él estaría contradiciendo lo que Pablo dijo que nuestra herencia estaba garantizada desde el momento que creímos (2 Corintios 1:21-22 y Efesios 1:13-14).

Por consiguiente, yo creo que las traducciones que dicen “como la rama que se desecha” es la más correcta, dado el contexto del pasaje y su comparación con otros versículos.